El emocionómetro del inspector Drilo


Ha llegado a mis manos el libro de "El emocionómetro del inspector Drilo". Este libro está creado para ayudarnos a identificar, medir y regular nuestras emociones, algo bastante difícil para muchos niños y niñas. Es importante conocer cuales son nuestros sentimientos, pero no solo eso, sino también cuantificarlo para poder reaccionar y ponerle solución en caso de ser necesario.


La historia de Drilo comienza cuando era pequeño y no fue capaz de saber por qué lloraba, y a raíz de ahí, comenzó a documentarse y a volverse el experto que es hoy día. Pero no se guarda esa información para él, sino que nos ofrece una guía completa para que seamos capaces de ser como él: reconocer nuestros sentimientos y los de las personas que nos rodean.

Para descubrir los sentimientos que pueden existir cuenta con sus amigos los emis, representando cada uno una emoción diferente: Yupi (alegría), Asustín (miedo), Míster Sad (tristeza), Pelusa (celos), Sonroja (vergüenza), Topami (envidia), Ojiplática (sorpresa), Ceñuda (enfado), Puaj (asco) y Mimo (amor).

Para aprender los diferentes sentimientos, cada uno a través de un caso de investigación, tiene en cuenta cuáles son las reacciones o cambios físicos que se producen, ya que nos ayudarán a identificar que es lo que sentimos.


El inspector Drilo va cargado de un maletín supercompleto de investigación, con útiles que le ayudarán a a descubrir la emoción oculta en cada uno de sus casos, destacando el emocionómetro. Este invento suyo nos ayuda a marcar la emoción que se está manifestando, y el grado de intensidad (de 0 a 3), porque no es lo mismo sentirse un poco triste que sentirse totalmente desolado.


Y... ¿qué estructura tiene el libro?


Tras la parte introductoria inicial, llegamos a la parte de los casos de investigación, que nos ayuda a identificar y medir las emociones.

Se inicia durante dos páginas contando una emoción: cuáles son las reacciones más típicas y su graduación de intensidad del 1 al 3. Esta graduación siempre viene acompañada con una comparación que ayuda a visualizarlo y entender más en que nivel de intensidad nos encontramos. Por ejemplo, la cantidad de lluvia que cae como cuantificador de la tristeza o el tamaño de la puerta de la jaula para medir el nivel de celos.

Las dos páginas siguientes son el caso propiamente dicho: primero nos cuenta la situación y después el razonamiento al que va llegando Drilo.

Tras las investigaciones realizadas, pasamos a las recetas, lo que nos ayuda a regular las emociones una vez identificadas y medidas.

Ahí nos enseñan a gestionar las emociones de manera más práctica. Las diferencia entre emociones positivas y negativas, pero hay que tener en cuenta que aunque sean negativas, son necesarias. Por ejemplo, el asco nos previene de comer alimentos en mal estado y el miedo nos ayuda a no ponernos en situaciones peligrosas. Lo que es importante es ir bajando el nivel de intensidad, y evitar que estas se prolonguen en el tiempo.

Un añadido que tiene es la posibilidad de descargar material extra en la web de nubeocho.com. Ahí encontramos el emocionómetro, para poder montarlo y empezar a investigar como el inspector Drilo. También encontramos imágenes de los emis para colorear, tarjetas del juego del inspector Drilo o fichas de trabajo para cada una de las emociones, ideales para acompañar la lectura del libro en la clase con los peques.



Datos del libro

Título: El emocionómetro del inspector Drilo

Autor: Susanna Isern

Ilustrador: Mónica Carretero

Editorial: nubeOCHO

Páginas: 98

ISBN: 978-84-944446-9-2

Primera edición: Octubre 2016


Espero que os haya gustado.

Un besote 


0 vistas
Sígueme
  • Instagram Black Round
Suscríbete a la web de "ConPdePrimaria"

Recibirás un email en breve.

(Puede aparecer en "promociones")

reseñaHOYLEEMOS2.png

©  2019 por Pilar Gámez (ConPdePrimaria).. Creado con Wix.com

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now